crisis y despidos

Aumentan los despidos en la banca y las empresas de energía

El sector bancario y de la energía están viviendo una debacle desde comienzos de la crisis, aunque parece que ahora es cuando puede empezar a afectar realmente a los trabajadores de este campo. Un ámbito caracterizado por ser uno de lo que más empleo ha creado en las últimas décadas se está viendo afectado por la situación económica que ha resultado de la crisis y del auge de Internet en lo que respecta a la realización de operaciones bancarias desde casa. Los trabajadores cada día resultan más prescindibles por lo que probablemente estemos ante una situación no muy lejana de despidos masivos de bancarios, de ahí que sea importante contar con gente de confianza como Marben Abogados.

¿Eficiencia es sinónimo de despidos?

José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca, afirma que aún hay margen de tiempo para que las entidades financieras logren conseguir una mayor eficiencia, pero a pesar de la palabras del presidente el periodo de incertidumbre en el sector bancario no termina porque parece ser que esta mayor eficiencia se conseguiría a través de los aspectos positivos de la evolución del entorno digital bancario, lo que se traduciría en un cierre de oficinas y un despido multitudinario de trabajadores. Además, a este periodo de incertidumbre se le suma el clima de inseguridad internacional generado por el Brexit, aunque es pronto para valorar los resultados de una posible salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Durante el año 2016 sí es cierto que se han realizado reducciones de plantilla en las diferentes entidades europeas, en España, los gigantes bancarios no están libres de estos problemas y de optar por la solución de reducir plantilla y entidades, por ejemplo Caixabank (500 despidos), Banco Santander (1200) o Novo Banco (125). Además, las entidades europeas se calcula que están llevando a cabo cada una, una media de 4700 despidos de empleados al mes, por lo que queda constancia que es un problema que no sólo afecta a España, sino también a otros países de la Unión Europea.

La banca tradicional está perdiendo su razón de ser con fuerza pues cada vez se digitalizan más los servicios bancarios, lo que implica el cada vez más frecuente cierre de oficinas físicas. Y aunque era un cambio previsto, no se esperaba que dicha transición se produjera de forma tan inminente, por lo que diferentes entidades se están planteando reducciones de plantilla alternativas como podría ser la opción menos traumática de prejubilar a un número concreto de empleados mayores de 58 años.

Según la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) está previsto el cierre de unas 3.000 oficinas y como consecuencia, el despido de otros 14.688 empleados hasta 2019, lo que supondrá un ajuste adicional del 7-9%. Datos de El Banco de España nos recuerdan que a finales de 2015 quedaban 197.825 empleados y 31.155 sucursales en un campo que llego a su auge en 2008 con 270.855 empleados y 46.221 oficinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *