Energía sexual, esa gran desconocida

Hay un tipo de energía de al cual se habla poco pero que es nuestra obligación conocer si deseamos mantener buenas y sanas relaciones sexuales. Y es que la energía sexual suele ser una gran desconocida, pero a la hora de la verdad, todos queremos ser verdaderos terremotos incansables cuando nos metemos en la cama con alguien.

La energía sexual hoy por hoy se puede conseguir de muchos modos y aquí explicaremos unas cuantas. De hecho, quienes saben más del tema son las profesionales del sexo, sobre todo actrices o prostitutas que deben ganarse el jornal a base de follar mucho y aguantar bien. Algunos de los consejos que hoy os traemos nos los han confesado directamente algunas chicas de la agencia escortsbarcelona con muchos años de experiencia en el sector.

Como fomentar la energía sexual

  • Comer bien: es la base para cualquier tipo de actividad física, no solamente la sexual. Debemos tener una dieta variada que tenga en cuenta todo tipo de vitaminas, hidratos, proteínas y todo aquello que veamos que pueda ofrecer energía al cuerpo. Una cosa que por ejemplo van muy bien son los frutos secos, por lo que vale la pena tener siempre algunos cerca (nueces, avellanas, etc.)
  • Practica ejercicio regularmente: si quieres aguantar y estar bien, no hay nada como la práctica diaria de ejercicio. No hace falta que te hagas grandes maratones pero si puedes, por ejemplo, salir a caminar un poco cada día ya estaría bien. Si quieres, puedes ir incrementando el ritmo a medida que vayas haciendo. Igual la tercera semana notas ya que tienes mucha más resistencia, y eso en la cama se nota mucho.
  • Relax y tranquilidad como parte de la rutina: el estrés no es bueno, ni para el sexo ni para la vida en general. Debes aprender a relajarte y alejarte de los temas que te provocan estrés, o minimizarlos al máximo que puedas. Una técnica que va muy bien es la de desconectar de vez en cuando, salir a la calle, hacer cosas que nos aporten energía positiva, etc. Y otra cosa muy necesaria y que está muy vinculada con ello es el hecho de dormir ocho horas o las que tu cuerpo necesite, pero que no te quedes con la sensación de que vas cansado a todas partes (si lo crees necesario, tomate algún complejo vitamínico de refuerzo).
  • Date placer: en todos los sentidos, siempre, pero especialmente en el terreno sexual. Masturbarse de vez en cuando no solo es una buena práctica sino que además es algo que debería ser obligatorio. ¿Quién mejor que tú para saber tus puntos calientes y la mejor manera de complacerte? Con ello podrás compartir mejores experiencias con tu pareja y conseguirás que vuestra energía sexual fluya muy bien y a pleno rendimiento.

En definitiva, cuídate para poder dar lo mejor de ti mismo y poco a poco verás que todo empieza a cuadrar y que notas que corre más energía vital y sexual por tus venas. ¡Nunca falla!