La mano robótica que interpreta señales cerebrales

mano roboticaLas personas que han perdido funcionalidad en las manos a consecuencia de una lesión medular tienen algo más cerca la posibilidad de recuperar la movilidad gracias a un nuevo invento que durante los últimos años se ha ido probando con pacientes del Instituto Guttmann de Badalona. Se trata de una mano robótica que lee las señales del cerebro y los extrae para traducirlos en órdenes informáticas que activan el mecanismo. Esta prótesis simula el comportamiento fisiológico del cuerpo y funciona sin ningún mando externo, únicamente con la interpretación de la actividad cerebral del paciente. El proyecto, en fase de prototipo, lo impulsan investigadores de los centros de investigación de la universidad alemana de Tübingen y de la escuela superior Santa Ana, en Pisa.

El cerebro estimula una serie de músculos que hace que podamos interactuar con los objetos, pero cuando hay una lesión en el ámbito nervioso este estímulo no se puede conseguir. Ahora demostramos que podemos extraer los mandos neuronales y que, una vez procesados, podemos controlar un sistema robótico.”

Un paso adelante muy importante

El jefe de la oficina de investigación del Instituto Guttmann, Eloy Opisso, resume así el hito que implica el nuevo invento, todavía en fase de prototipo. Se trata de una mano artificial que puede mejorar la calidad de vida de las personas que han perdido la funcionalidad de algunas de sus extremidades debido a un accidente. El suyo fue un accidente de coche, ahora hace cuatro años.

Él es uno de los pacientes del Instituto Guttmann, que en septiembre del 2014 probó la mano, una vez hechos los últimos ajustes por el grupo de investigación que lo había desarrollado. El doctor Surjo R. Soekadar, de la universidad alemana de Tübingen, explica que con esta mano robótica, “si el paciente piensa que quiere cerrar la mano, la puede cerrar y coger cualquier objeto.”

Para lograr este grado de integración entre las señales neurológicas y el movimiento del robot, hace falta antes hacer una calibración individualizada para cada caso. El paciente, conectado en unos sensores que captan el comportamiento de su cerebro, imagina el movimiento de la mano. Estos impulsos se traducen informáticamente y se trasladan a la mano artificial en forma de mando.

El doctor Eloy Opisso afirma que esta combinación de las dos tecnologías significa ir ‘un paso más allá’ en las soluciones que existen actualmente en el mercado, porque en este caso no hay ningún mando externo que active la prótesis, sino que es el paciente mismo quien abre y cierra la mano cuando así lo decide.

La personalización de la prótesis no se hace sólo desde el punto de vista informático, más bien este diseño permite también adaptarla a la medida de cada paciente. Mario Cortese, de la escuela superior Santa Anna, explica que esta mano artificial “aumenta la comodidad” respecto de soluciones existentes. Además, añade, “pesa poco y es compacta” para llevarla donde se quiera.

El prototipo que se ha desarrollado prevé, de momento, que el paciente pueda mover con comodidad el pulgar y el índice, de tal manera que facilite cualquier acción que implique coger un objeto, como por ejemplo comer, beber y escribir. Y es que, según explican los expertos, las lesiones medulares afectan sobre todo a la limitación de la funcionalidad de extremidades superiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *