¿Qué es la odontología bioenergética?

La odontología bioenergética es la práctica de la odontología que afronta las enfermedades de una manera más holística, con predicción por las técnicas y terapias alternativas para mejorar la salud bucodental. Contar con unos profesionales que cuidan de ti al máximo, como el Grup Doctor Bladé, que es capaz de cubrir las necesidades en aspectos tan importantes como la estética facial y dental, la ortodoncia o los implantes dentales.

Este tipo de odontología parte del principio que los materiales que se utilizan para tratar lesiones bucodentales y que quedan permanentemente en la boca son agentes impropios del organismo humano, de manera que aunque el objetivo sea mejorar la calidad de vida, el cuerpo y, particularmente, la boca, se encuentran con un material que no estaba concebido para permanecer ahí.

Búsqueda en la mejora integral de la salud

Obviamente, como la medicina bioenergética considera que el ser humano no es una acumulación de órganos que funcionan por separado, sino que se encuentran intercomunicados y trabajan como un “todo”. De esta manera, todo tiene relación con todo. Seguramente te habrá pasado que cuando tienes una lesión en una pierna, sientes dolores en la otra porque el cuerpo intenta compensar inconscientemente para proteger la zona dañada, o incluso el dolor de cervicales por malas posturas o esfuerzos excesivos pueden dar lugar a dolores de cabeza. Por consiguiente, a través de una visión más holística de la odontología se puede llegar a sanar las dolencias de una manera integral, teniendo en cuenta tanto el equilibrio físico como el mental. Cualquiera conoce el quebradero de cabeza que puede suponer acudir al dentista, ¡incluso con anestesia!

La sedación es una de las puntas de lanza para el bienestar del paciente. La ansiedad que provoca acudir al dentista puede ser mitigada con el uso de la anestesia. En lugar de tener que alargar los tratamientos en el tiempo, se pueden reducir los tiempos e incluso realizar todo el tratamiento en una sesión y sin dolor, de manera que el estrés generado es mucho menor. Esa tensión psicológica también se puede reflejar en la boca, lo que aumenta el dolor de las lesiones por las que se acude al especialista.

Observar los dientes y la boca para conocer sus relaciones con el resto de órganos es primordial para conseguir una buena salud integral. Para ello, el uso de materiales alternativos como los empastes de composite o las coronas de circonio permite sustituir la amalgama dental, un material de obturación que se ha usado tradicionalmente, pero cuya composición contiene al menos un 50 % de mercurio. Aunque haya sido muy útil para corregir lesiones bucodentales, actualmente se conoce que los metales pesados tienen efectos negativos en el organismo humano, ya que es altamente tóxico. Tanto en las 24 horas en que se endurece la amalgama como en el resto de los años, pequeñas partículas de vapor de mercurio se van expulsando en el interior de la boca, con las consecuencias negativas que ello conlleva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *